Share

El Seguro para el Acompañamiento de los Niños y Niñas (ley SANNA), regulado en la Ley N° 21.063 publicada el 30.12.2017, tiene por objeto permitir que padres y madres puedan ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado para prestarles atención, acompañamiento o cuidado personal al hijo o hija que tenga una condición grave de salud. Este seguro financia un subsidio que reemplaza total o parcialmente las remuneraciones o rentas de los trabajadores o trabajadoras que utilicen este permiso especial.

Estarán sujetos a este Seguro:

a. Los trabajadores dependientes regidos por el Código del Trabajo.

b. Los funcionarios de los órganos de la Administración del Estado, con exclusión de los funcionarios de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública sujetos al régimen previsional de las Cajas de Previsión de la Defensa Nacional y de Carabineros de Chile.

c. Los funcionarios del Congreso Nacional, del Poder Judicial, del Ministerio Público, del Tribunal Constitucional, del Servicio Electoral, de la Justicia Electoral y demás tribunales especiales creados por ley.

d. Los trabajadores independientes.

Por expresa disposición legal, la afiliación de un trabajador al Seguro se entiende efectuada por el solo ministerio de la ley, cuando éste se incorpore al régimen del seguro de la Ley N° 16.744 sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Son beneficiarios de este seguro, el padre y la madre trabajadores, de un niño o niña mayor de 1 año y menor de 15 o 18 años de edad, según corresponda, afectado o afectada por una condición grave de salud. También serán beneficiarios del Seguro el trabajador o la trabajadora que tenga a su cargo el cuidado personal de dicho niño o niña, otorgado por resolución judicial.

Para acceder a las prestaciones del seguro los trabajadores los trabajadores o trabajadoras deben estar afiliados y cumplir los siguientes requisitos:

a. Los trabajadores dependientes deberán tener una relación laboral vigente a la fecha de inicio de la licencia médica y registrar, a lo menos, 8 cotizaciones previsionales mensuales, continuas o discontinuas, en los últimos 24 meses anteriores a la fecha de inicio de la licencia médica. Las 3 últimas cotizaciones más próximas al inicio de la licencia deberán ser continuas.

b. Los trabajadores independientes deberán contar, a lo menos, con 12 cotizaciones previsionales mensuales, continuas o discontinuas, en los últimos 24 meses anteriores al inicio de la licencia médica. Las 5 últimas cotizaciones más próximas al inicio de la licencia deberán ser continuas. Además, deben encontrarse al día en el pago de las cotizaciones para pensiones, salud, el seguro de la ley N° 16.744 y para el Seguro de la Ley N° 21.063, para efectos de dicha ley se considerará que se encuentran al día quienes hayan pagado las cotizaciones para pensiones, salud, el seguro de la ley N° 16.744 y el Seguro ley Sanna, el mes inmediatamente anterior al inicio de la licencia.

c. Contar con una licencia médica emitida de conformidad a lo establecido en el artículo 13, junto con los demás documentos y certificaciones que correspondan.

En el caso de trabajadores o trabajadoras temporales que a la fecha de inicio de la licencia médica no cuenten con un contrato de trabajo vigente, tendrán derecho a las prestaciones del seguro cuando cumpla con los siguientes requisitos copulativos:

a. Tener 12 o más meses de afiliación previsional con anterioridad a la fecha de inicio de la licencia médica.

b. Registrar, a lo menos, 8 cotizaciones previsionales mensuales, continuas o discontinuas, en calidad de trabajador dependiente, en los últimos 24 meses anteriores a la fecha de inicio de la licencia médica.

c. Las 3 últimas cotizaciones registradas, dentro de los ocho meses anteriores al inicio de la licencia médica, deberán ser en virtud de un contrato a plazo fijo o por obra, trabajo o servicio determinado.

Las contingencias de salud protegidas por el seguro Ley N° 21.063 (Ley Sanna), corresponden a la condición grave de salud de un niño o niña, de acuerdo al artículo 7 de dicha norma constituyen una condición grave de salud las siguientes:

a. Cáncer, en los niños y niñas mayores de un 1 y menores de 18 años de edad.

b. Trasplante de órgano sólido y de progenitores hematopoyéticos, en los niños y niñas mayores de un 1 y menores de 18 años de edad.

c. Fase o estado terminal de la vida, en los niños y niñas mayores de un 1 y menores de 18 años de edad, corresponde a aquella condición de salud en que no existe recuperación de la salud del niño o niña y su término se encuentra determinado por la muerte.

d. Accidente grave con riesgo de muerte o de secuela funcional grave y permanente, de los niños y niñas mayores de un 1 y menores de 15 años de edad.

El trabajador o trabajadora tendrá derecho tendrá derecho a licencia médica, permiso y pago de subsidios.

Al trabajador o trabajadora se le otorgará por el médico tratante del niño o niña una licencia médica en la cual debe certificarse la ocurrencia de alguna de las condiciones graves de salud señaladas anteriormente, el o la beneficiaria tendrá el derecho a ausentarse del trabajo durante un determinado lapso de tiempo, en cumplimiento de la indicación prescrita por el profesional autorizado por la ley. Durante la vigencia de la respectiva licencia médica, el trabajador o trabajadora beneficiarios podrá además recibir un subsidio que remplace total o parcialmente su remuneración o renta mensual, siempre que se cumpla con los requisitos y condiciones que para estos efectos establece la Ley N° 21.603.

La duración del permiso será:

· En caso de cáncer: el permiso para cada trabajador o trabajadora, tendrá una duración de 90 días, por cada hijo o hija afectado por dicha condición grave de salud, dentro de un período de 12 meses, contados desde el inicio de la primera licencia médica. El permiso podrá ser usado por hasta 2 períodos continuos respecto del mismo diagnóstico.

· En caso de trasplante de órgano sólido y de progenitores hematopoyéticos: el permiso para cada trabajador o trabajadora, tendrá una duración de hasta 90 días, por cada hijo o hija afectado por dicha condición grave de salud, respecto del mismo diagnóstico, contados desde el inicio de la primera licencia médica.

· En caso de enfermedad terminal: El permiso para cada trabajador o trabajadora en los casos de fase o estado terminal de la vida durará hasta producido el deceso del hijo o hija.

· En caso de accidente grave: el permiso para cada trabajador o trabajadora tendrá una duración máxima de hasta 45 días, en relación al evento que lo generó, por cada hijo o hija afectado por esa condición grave de salud, contados desde el inicio de la primera licencia médica.

De acuerdo a lo establecido en el inciso segundo del artículo 13 de la Ley N° 21.063, la licencia médica se otorgará por períodos de hasta 15 días, pudiendo ser prorrogada por períodos iguales, sea en forma continua o discontinua. Con todo, la suma de los días correspondientes a cada licencia no podrá exceder de los plazos máximos antes indicados.

Excepcionalmente, los permisos podrán usarse por media jornada en aquellos casos en que el médico tratante prescriba que la atención, acompañamiento o el cuidado personal del hijo o hija pueda efectuarse bajo esta modalidad. Para efectos del cálculo de la duración del permiso se entenderá que las licencias médicas otorgadas por media jornada equivalen a medio día. Las licencias médicas por media jornada en los casos de cáncer, trasplante de órgano sólido y fase o estado terminal de la vida podrán tener una duración de hasta 30 días cada una de ellas.

Durante el goce del permiso que regula la Ley N° 21.063 se aplica lo dispuesto en el inciso tercero del artículo 161 del Código del Trabajo, que dice relación al término de contrato de trabajo invocando como causal las necesidades de la empresa establecimiento o servicios y el desahucio, que establece que dichas causales de término de la relación laboral no podrán ser invocadas a trabajadores que gocen de licencia por enfermedad común, accidente del trabajo o enfermedad profesional, otorgada en conformidad a las normas legales vigentes que regulan la materia.

Cuando ambos padres sean trabajadores con derecho a las prestaciones del Seguro, cualquiera de ellos podrá traspasar al otro la totalidad del permiso que le corresponde, en los casos de cáncer y de trasplante de órganos sólido y de progenitores hematopoyéticos. Para los casos de accidente grave con riesgo de muerte o de secuela funcional grave y permanente, sólo se podrá traspasar hasta 2 tercios del período total del permiso.

En los casos que el padre y la madre sean trabajadores con derecho a las prestaciones del Seguro y uno de ellos tenga el cuidado personal del hijo o hija otorgado por resolución judicial, este último tendrá derecho a la totalidad del período de permiso que corresponde a ambos padres. Sin perjuicio de lo anterior, el padre o madre que tenga el cuidado personal del hijo o hija podrá igualmente traspasar hasta el total del período máximo que le corresponde, al otro padre o madre.

La decisión de traspaso del permiso deberá ser comunicada a la o el empleador del padre o la madre que hará uso del permiso (conforme al Formulario de aviso para el traspaso del permiso SANNA, disponible en el sitio web de la SUSESO (www.suseso.cl), a la entidad pagadora del subsidio y a la entidad administradora del Seguro, en la forma y plazos que establezca el procedimiento fijado por la Superintendencia de Seguridad Social. Con todo, la decisión de traspaso deberá ser informada, a lo menos, con cinco días hábiles de anticipación a la fecha de inicio del período traspasado.

Cuando opere el traspaso del permiso, el subsidio a que dé lugar se calculará sobre la base de las remuneraciones, rentas o subsidios que correspondan al padre o madre que haga uso efectivo del permiso de conformidad a las normas dispuestas en los artículos 16 y siguientes de Ley 21.063.

La Superintendencia de Seguridad Social, mediante Circular N° 3.346 de 31.01.2018, imparte instrucciones para la aplicación de la Ley N° 21.063, de dicha circular se desprende respecto de la tramitación de las licencias médicas derivadas de esta norma por los empleadores lo siguiente:

· Recibida por el empleador la licencia médica y el informe complementario SANNA, este debe entregar al trabajador una copia timbrada y fechada, sin despegar la parte que cubre el diagnóstico. Luego, debe completar la sección C de la licencia médica y los datos correspondientes del informe complementario para presentarla ante la COMPIN competente, esto es la correspondiente a su domicilio legal, en un plazo no superior a 3 días hábiles desde su recepción, adjuntando además el informe complementario SANNA y copia del contrato de trabajo o la certificación de la vigencia del vínculo a la fecha de inicio de la primera licencia médica, según se trate de un trabajador del sector privado o público, sea de trabajadores o trabajadoras afiliados a ISAPRE, como al Fondo Nacional de Salud (FONASA).

 

· La Licencia SANNA no se entrega en la ISAPRE o en la Caja de Compensación, sino que se tramita en la COMPIN. Si, una licencia médica es recibida por error por una Caja de Compensación de Asignación Familiar o por una Isapre, ésta debe remitirla, a más tardar dentro del segundo día hábil siguiente, a la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez competente.

 

· Si el trabajador o trabajadora se encuentre en un lugar distinto al del empleador y le haya remitido electrónicamente copia de la licencia médica, el empleador procederá a descargar del sitio web www.suseso.cl o www.infocompin.cl y completar todos los datos de su responsabilidad exigidos en el Anexo N° 4 (dos hojas), de la Circular N° 3.346. Posteriormente, debe entregar dicho Anexo a la COMPIN competente, dentro del plazo de 3 días hábiles, contados desde la recepción física o electrónica, adjuntando copia del contrato de trabajo o certificación de la vigencia del vínculo laboral y certificado de cotizaciones previsionales. En el evento que el empleador haya recibido físicamente los Anexos N° 1 y 2, deberá presentarlos en la misma oportunidad.

 

· Una vez recepcionada la licencia médica en COMPIN se timbrará y entregará al empleador, un documento que dé cuenta de su recepción. De no ser esto último posible, se devolverá de inmediato el formulario al empleador o empleadora, para que lo complete dentro del segundo día hábil siguiente, o bien adjunte la documentación que acredite el cumplimiento de los requisitos previstos en el N° 1 letra b) del Capítulo II de la Circular que regula la Ley SANNA, que dice relación con los Requisitos Específicos Según La Calidad Jurídica del Trabajador o Trabajadora, que respecto de los trabajadores dependientes son:

  – Tener relación laboral vigente a la fecha de inicio de la licencia médica. Es por ello que, si se trata de un trabajador o trabajadora del sector privado, el empleador(a) deberá acompañar copia del contrato de trabajo vigente al inicio del permiso. Si se trata de un trabajador o trabajadora del sector público, la entidad pública empleadora deberá presentar un certificado en que se señale la vigencia del vínculo a la fecha de inicio de la primera licencia médica.

  – Registrar, a lo menos, ocho cotizaciones previsionales mensuales (para Salud; Pensiones; Seguro de Cesantía, cuando corresponda; Ley 16.744 sobre accidentes y enfermedades profesionales y SANNA), continuas o discontinuas, en los últimos veinticuatro meses anteriores a la fecha de inicio de la licencia médica. Las tres últimas cotizaciones más próximas al inicio de la licencia deberán ser continuas.

  – En el caso que el trabajador presentare a su empleador una carta en que el otro progenitor le traspasa su derecho al beneficio, en el formulario que se encuentra en el Anexo N° 3 de la Circular, el empleador deberá timbrar y fechar dicha carta, entregándole copia al trabajador o trabajadora, guardando el original, el que será remitido a la COMPIN en conjunto con la primera licencia médica que hace uso de los días traspasados.

Por: Robinson Zepeda G.

Consultor Laboral Boletín del Trabajo

Pack Tributario