Share

 

Una interrogante que estuvo presente desde la publicación de la Ley N° 20.940, en el mes de Septiembre de 2016, dice relación con los efectos que esta nueva normativa generará respecto de la extensión unilateral a que, el empleador, se encontraba facultado a realizar de beneficios pactados en instrumentos colectivos vigentes, antes de la entrada en vigencia de la mencionada Ley.

Para resolver dicha interrogante, debemos tener presente que el artículo 2° transitorio de la Ley N° 20.940, establece:

“Las negociaciones colectivas se regirán íntegramente y para todos los efectos legales por las normas vigentes al día de presentación del proyecto de contrato colectivo.

Los instrumentos colectivos suscritos por sindicatos o grupos negociadores con anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley regirán hasta la fecha convenida en ellos.

De acuerdo a la norma citada precedentemente, se tendrá que en el caso las extensiones de beneficios realizadas unilateralmente por el empleador, de instrumentos colectivos celebrados antes del 01.04.2017, se seguirá aplicando el artículo 346 del Código del Trabajo vigente hasta el 31 de marzo de 2017, por lo que las obligaciones establecidas en dicha normativa tendrán pleno efecto más allá de la entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940 y hasta el término de vigencia del instrumento colectivo que se está extendiendo, toda vez que se trata de actos que, si bien no forman parte del instrumento colectivo suscrito con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley 20.940, es posible afirmar que proceden del mismo, pues lo que se extiende son cláusulas del referido instrumento.

Es importante señalar que desde el 1º de Abril de 2017, el empleador no podrá ejercer la facultad de extensión de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados bajo la antigua normativa y que se encuentren vigentes, es por ello que los únicos trabajadores que continuaran gozando de la extensión de beneficios de instrumentos colectivos suscritos antes del 01.04.2017, serán aquellos que antes de dicha fecha se les este otorgando los beneficios del instrumento colectivo, por lo que el empleador no podría extender las estipulaciones del instrumento colectivo a trabajadores de la empresa que no gozarán del beneficio que nos ocupa, como así tampoco se los podría extender a trabajadores que ingresen a la empresa desde el 01.04.2017.

Es de nuestra opinión que al mantenerse la extensión de beneficios, de cumplirse con los supuestos del artículo 346 del Código del Trabajo vigente hasta el 31.03.2017, el trabajador beneficiario de dicha extensión se encuentra obligado a realizar el aporte del 75% de la cuota sindical. Para facilitar la comprensión de esta materia debemos tener presente que el artículo 346 vigente hasta el 31.03.2017 señalaba:

Artículo 346

Los trabajadores a quienes el empleador les hiciere extensivos los beneficios estipulados en el instrumento colectivo respectivo, para aquellos que ocupen cargos o desempeñen funciones similares, deberán aportar al sindicato que hubiere obtenido dichos beneficios, un setenta y cinco por ciento de la cotización mensual ordinaria, durante toda la vigencia del contrato y los pactos modificatorios del mismo, a contar de la fecha en que éste se les aplique. Si éstos los hubiere obtenido más de un sindicato, el aporte irá a aquel que el trabajador indique; si no lo hiciere se entenderá que opta por la organización más representativa. El monto del aporte al que se refiere el inciso precedente, deberá ser descontado por el empleador y entregado al sindicato respectivo del mismo modo previsto por la ley para las cuotas sindicales ordinarias y se reajustará de la misma forma que éstas. El trabajador que se desafilie de la organización sindical, estará obligado a cotizar en favor de ésta el setenta y cinco por ciento de la cotización mensual ordinaria, durante toda la vigencia del contrato colectivo y los pactos modificatorios del mismo. También se aplicará lo dispuesto en este artículo a los trabajadores que, habiendo sido contratados en la empresa con posterioridad a la suscripción del instrumento colectivo, pacten los beneficios a que se hizo referencia.

Como se puede apreciar se contempla en la norma citada la figura de la extensión por parte del empleador de los beneficios establecidos en un instrumento colectivo a los trabajadores que no negociaron colectivamente, esta es una facultad privativa del empleador y no requiere formalidad alguna para ejercerla,  por lo que la extensión de beneficios puede hacerse efectiva por el mero pago o concesión de los beneficios establecidos en un contrato o convenio colectivo, con prescindencia de la existencia o no de pactos o acuerdos con los trabajadores respectivos, o con el sindicato que obtuvo los beneficios en la negociación colectiva en la cual represento a los trabajadores.

Cuando el empleador extiende los beneficios de un instrumento colectivo, lo puede hacer respecto de una, algunas o la totalidad de las cláusulas de dicho instrumento, siendo como ya se dijera una facultad discrecional, por lo que perfectamente se podría extender sólo parte del instrumento colectivo, respecto de a que trabajadores se realizará la extensión, también es discrecional esta facultad, toda vez que no se encuentra obligado a otorgar los beneficios del instrumento colectivo a la  totalidad de los trabajadores que no negociaron colectivamente.

Al ser una facultad del empleador el extender los beneficios de un instrumento colectivo, los trabajadores no cuentan con las atribuciones legales para poder exigir del empleador la extensión o aplicación a su favor de determinados beneficios, en el caso de existir más de un instrumento colectivo en la empresa tampoco tienen la posibilidad legal de elegir cuál de los instrumentos se les podría extender o aplicar.

Respecto de la extensión de beneficios a trabajadores durante la vigencia de los distintos instrumentos colectivos que se vayan sucediendo en una empresa, como ocurre cuando se negocia en forma reglada y la presentación del proyecto se hace antes del término de la vigencia del instrumento colectivo, aun cuando el empleador haya extendido los beneficios en oportunidades anteriores no resulta procedente sostener que, por tal hecho el empleador esté obligado a extender los del instrumento que se encuentre vigente, toda vez ello lo cual implicaría que perdiese esa facultad unilateral que le confiere expresamente la ley en concordancia con la potestad de administración que él mismo posee, por lo que al momento de concluir un instrumento colectivo y suscribirse uno nuevo los trabajadores no tendrían derecho a la extensión de beneficios, sino que es el empleador quien podrá en uso de la facultad legal disponer dicha extensión.

De acuerdo al artículo 346 que nos ocupa, se impone a los trabajadores a quienes se extiendan los beneficios de un instrumento colectivo suscrito por un sindicato, la obligación de aportar un 75% de la cuota sindical ordinaria, este aporte es regulado en los siguientes términos:

a. Esta obligación se impone a los trabajadores que ocupen cargos o desempeñen funciones similares, a aquellos trabajadores que negociaron el instrumento colectivo, se extiende durante toda la vigencia del contrato y los pactos modificatorios del mismo, a contar de la fecha en que éste se les aplique.

 

b. Si los beneficios que se extienden los hubiere obtenido más de un sindicato, el aporte irá a aquel que el trabajador indique, si no lo hiciere se entenderá que opta por la organización más representativa.

 

c. El monto del aporte, deberá ser descontado por el empleador y entregado al sindicato respectivo del mismo modo previsto por la ley para las cuotas sindicales ordinarias y se reajustará de la misma forma que éstas.

 

d. El trabajador que se desafilie de la organización sindical, estará obligado a cotizar en favor de ésta el setenta y cinco por ciento de la cotización mensual ordinaria, durante toda la vigencia del contrato colectivo y los pactos modificatorios del mismo.

 

e. Esta obligación de aporte también afectará a los trabajadores que, habiendo sido contratados en la empresa con posterioridad a la suscripción del instrumento colectivo, pacten los beneficios contenidos en ese instrumento.

 

f. No se exige que se extiendan la totalidad de los beneficios del instrumento.

 

g. El aporte del 75% de la cuota sindical opera solo cuando los beneficios los obtiene una organización sindical que negocio colectivamente, en el caso de instrumentos colectivos que se han suscrito con grupos de trabajadores que se unieron solo para negociar, no existe la obligación de realización de este descuento toda vez que no existe cuota sindical en estos grupos.

 

h. La jurisprudencia administrativa emanada de la Dirección del Trabajo ha establecido que para que opere la obligación de hacer el aporte que nos ocupa, no se requiere que el trabajador reciba la totalidad de los beneficios del instrumento colectivo que se extiende, sino que basta que se extienda uno o algunos de los beneficios para que nazca la obligación.

 

i. De acuerdo a lo sostenido por la Dirección del Trabajo, en Ordinario N°  2214/153 de 18.05.98 y ordinario N° 1935/035 de 21.04.2015, la obligación de cotizar exige que la extensión de los beneficios que efectúa el empleador a los trabajadores, debe representar para éstos un incremento real y efectivo de sus remuneraciones y condiciones de trabajo, no bastando para que nazca la referida obligación la mera extensión de uno o más de ellos si su otorgamiento no importa un aumento económico significativo para los respectivos trabajadores, es así por ejemplo que si el empleador extendiera solo el aguinaldo de navidad y fiestas patrias, no existirá un incremento real y efectivo de sus remuneraciones, resultando por tanto improcedente el aporte del 75% de la cuota sindical, en todo caso el análisis debe hacerse n cada caso particular respecto del o los beneficios que se extienden.

 

Respecto de la extensión de beneficios de instrumentos colectivos suscritos antes del 01.04.2017, la Dirección del Trabajo ha señalado:

Ordinario Nº 0303/001, de 18.01.2017:

V. Vigencia de las normas que regulan la extensión de beneficios

 

Sobre el particular, cabe hacer notar que la ley Nº 20.940, en su artículo primero transitorio, establece un plazo especial de vigencia, a contar del 1° de abril de 2017, esto es, al séptimo mes desde la fecha de publicación en el Diario Oficial de la ley en estudio, sin perjuicio de las excepciones que se contemplan en esta normativa dentro de las que no se encuentran las normas que regulan la extensión de beneficios.

Con todo, se hace necesario dilucidar la situación en la que quedan las extensiones de beneficios efectuadas respecto de instrumentos colectivos celebrados con la normativa antigua, esto es, de forma unilateral por parte del empleador.

Al respecto, cabe señalar que el artículo primero transitorio de la Ley N° 20.940 prescribe:

“La presente ley entrará en vigencia el día primero del séptimo mes posterior a su publicación en el Diario Oficial, sin perjuicio de las excepciones que se contemplan en las normas siguientes.”. Por su parte, el artículo segundo transitorio dispone:

“Las negociaciones colectivas se regirán íntegramente y para todos los efectos legales por las normas vigentes al día de presentación del proyecto de contrato colectivo.

Los instrumentos colectivos suscritos por sindicatos o grupos negociadores con anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley regirán hasta la fecha convenida en ellos.”.

En este sentido, el Dictamen N° 5337/0091 de 28.10.2016 expresa, respecto del citado artículo segundo transitorio que “los procesos de negociación colectiva se rigen por el procedimiento fijado en la ley vigente al momento de la presentación del proyecto de contrato colectivo, sin que tampoco se vea afectada la fecha de vigencia de los instrumentos colectivos suscritos antes de entrada en vigencia de la reforma.”.

De esta forma, las extensiones de beneficios (unilaterales) respecto de instrumentos colectivos celebrados al amparo de la ley actualmente vigente, esto es, del artículo 346 del Código del Trabajo, tienen pleno efecto más allá de la entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940 y hasta el término de vigencia de los mismos, dado que se trata de actos que, si bien no forman parte del instrumento colectivo suscrito con anterioridad, sí es posible afirmar que se derivan del mismo, pues lo que se extiende son cláusulas del referido instrumento.

Con todo, a partir del 1º de abril de 2017, fecha de entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940, el empleador no podrá ejercer la facultad de extensión de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados bajo la antigua normativa y que se encuentren vigentes.

Asimismo, es del caso señalar que la nueva regulación eliminó las limitaciones relacionadas con la oportunidad para negociar colectivamente contempladas en el antiguo artículo 322 del Código del Trabajo, entre las cuales se incluían a los trabajadores a los que se les hubiere extendido la totalidad de los beneficios de un instrumento colectivo. Dado lo anterior, y sin perjuicio de lo señalado precedentemente en orden a que las extensiones efectuadas al amparo de la norma antigua se mantienen vigentes, con la entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940 el trabajador al que se le extendieron los beneficios en la hipótesis en comento no tiene limitación alguna para ser parte de un proceso de negociación colectiva.


Ordinario N° 0578 de 02.02.2017:

En lo referido a su planteamiento, cúmpleme informar que, los párrafos en análisis de Dictamen N° 303/001, regulan situaciones jurídicas diversas, por lo que no se advierte la contradicción por usted alegada.

 

En efecto, las dos situaciones reguladas, difieren en un aspecto fundamental, cual es, la oportunidad en que el empleador procede a efectuar la extensión de beneficios, específicamente si ésta se verifica antes de la entrada en vigencia de la Ley N° 20.940, o si por el contrario, se pretendiera efectuar la extensión unilateral de beneficios a contar del 01 de Abril de 2017.

La primera situación, supone que, respecto de aquellas extensiones unilaterales de beneficios realizadas con anterioridad al 01.04.2017, se podrán seguir otorgando los beneficios, es decir, tendrá pleno efecto dicha extensión más allá de la entrada en vigencia de la Ley N° 20.940, hasta el término del instrumento colectivo que se haya extendido unilateralmente, en la oportunidad antedicha.

Por el contrario, a contar del 01.04.2017 no se podrán realizar nuevas extensiones unilaterales de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados bajo la antigua legislación, respecto de aquellos trabajadores a los cuales no se les extendió con anterioridad de la fecha de entrada en vigencia de la Ley N° 20.940.

Ordinario N° 0920, de 24.02.2017:

2. En cuanto a la preceptiva que debe regular la eventual extensión de los beneficios pactados en la negociación colectiva del caso, cabe señalar que esta Dirección ha emitido con fecha 18.01.2017 el dictamen Ord. N° 303/1 sobre los alcances de la Ley N° 20.940 en materia de vinculación de los trabajadores con el instrumento colectivo y extensión de beneficios, destinando su numeral V. para abordar directamente la vigencia de las normas que regulan la materia.

Sobre el particular, el referido pronunciamiento ha concluido que “las extensiones de beneficios (unilaterales) respecto de instrumentos colectivos celebrados al amparo de la ley actualmente vigente, esto es, del artículo 346 del Código del Trabajo, tienen pleno efecto más allá de la entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940 y hasta el término de vigencia de los mismos, dado que se trata de actos que, si bien no forman parte del instrumento colectivo suscrito con anterioridad, sí es posible afirmar que se derivan del mismo, pues lo que se extiende son cláusulas del referido instrumento”.

Sin perjuicio de lo antes anotado, el citado dictamen luego agrega:

“Con todo, a partir del 1º de abril de 2017, fecha de entrada en vigencia de la Ley Nº 20.940, el empleador no podrá ejercer la facultad de extensión de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados bajo la antigua normativa y que se encuentren vigentes.”

Además de las conclusiones en comento, la misma doctrina ha venido en precisar que la nueva regulación eliminó las limitaciones relacionadas con la oportunidad para negociar colectivamente contempladas en el antiguo artículo 322 del Código del Trabajo, entre las cuales se incluían a los trabajadores a los que se les hubiere extendido la totalidad de los beneficios de un instrumento colectivo, razón por la cual forzoso es sostener que, en el evento de haberse producido una extensión de beneficios al amparo de las normas antiguas y manteniéndose ella vigente conforme a lo ya sostenido por este Servicio, el trabajador al que se le extendieron los respectivos beneficios no tendrá restricción alguna para ser parte de un proceso de negociación colectiva una vez entrada en vigor la Ley Nº 20.940.

En consecuencia, atendidas las consideraciones expuestas y la doctrina institucional sobre el ramo, cumplo con informar a Ud. lo siguiente:

1. El proceso de negociación colectiva por el que se consulta quedará sujeto a la ley vigente al momento de la presentación del respectivo proyecto de contrato, lo que en la especie significa que, presentándose el proyecto entre el 16 y 21 de marzo de 2017, será aplicable a dicha negociación la normativa contenida en el Código del Trabajo sin las modificaciones que contempla la Ley 20.940.

2. En cuanto a la regulación de la extensión de beneficios que pueda ocurrir en el presente caso, cabe advertir que las extensiones de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados al amparo de la ley actualmente vigente (Código del Trabajo previo a la reforma), tienen pleno efecto más allá de la entrada en vigor de la Ley Nº 20.940 y hasta el término de vigencia de los mismos, sin perjuicio de lo cual, a partir del 1º de abril de 2017, el empleador no podrá ejercer la facultad de extensión de beneficios respecto de instrumentos colectivos celebrados bajo la antigua normativa.


 

Por: Robinson Zepeda G.

Consultor Laboral Boletín del Trabajo